image

Beneficios del deporte tras el cáncer de mama

Tras padecer cáncer de mama no solo se puede practicar deporte, sino que es recomendado por médicos e investigadores especializados.

 

Las razones son muchas, pues juega un papel fundamental de cara a la prevención y a la supervivencia de aquellas personas que lo hayan padecido.

Recomiendan decantarse por ejercicios aeróbicos y de resistencia 30 minutos durante 5 días a la semana. Se debe evitar aumentar la masa corporal, ya que supone un riesgo de la reaparición de la enfermedad. Por esta razón escoger deportes como caminar a buen ritmo, la bicicleta, la natación o correr, son unas opciones maravillosas para supervivientes del cáncer de mama.

A las pacientes que no hacían deporte antes, quizá les cueste un poco más ser constantes, pero siendo algo tan beneficioso es conveniente buscar la manera de lograrlo. Algunos consejos son:

– Comenzar por poco es mejor que marcarse una gran meta.
Por ejemplo, nadar 5 días a la semana 30 minutos pero en intervalos de 10 minutos, sería una forma de cumplir con el objetivo pero adecuándose a un nivel inicial.

– Escoger un deporte o una actividad que guste para que logre enganchar.
Se debe disfrutar para que haya ganas de volver y se inicie un compromiso con una misma y con una vida saludable. Una recomendación es escoger dos deportes distintos. Por ejemplo, apuntarse a natación 3 días en semana y 2 días caminar a paso ligero escuchando música.

– Fijarlo como algo más en la vida, tan necesario como comer, asearse o dormir.
Ahora es algo primordial y se debe tomar como tal, por lo tanto, reservar esos momentos en semana para la práctica deportiva es muy importante. Del mismo modo que no estaríamos dos días sin comer o dormir, no podemos dejar de lado la actividad física.

– Es importante tener en mente los patrones que nos hacen poner excusas.
Una persona se conoce mejor que nadie y sabe qué provoca pereza, y apuntarlo hace que cuando suceda sepamos avanzarnos y actuar para que no suceda.

Por ejemplo, “cuando llueve busco excusas para no salir a la calle”. En este caso, al ver la previsión del tiempo y saber que va a llover, es tan sencillo como buscar un ejercicio para hacer en casa ese día o, si se entrena en un lugar cerrado, motivar a alguien conocido y comprometerse.

 

Lo positivo del deporte tras el cáncer de mama

 

  • DISMINUYE LA RECAÍDA

En las pacientes con cáncer de mama, realizar ejercicio físico y mantenerse activa físicamente disminuye el riesgo de recaer, incrementando la supervivencia de estas mujeres y mejorando su calidad de vida. En concreto, según el GEICAM, un 67% en comparación con aquellas que tienen una vida sedentaria e inactiva.

 

  • DISMINUYE EL ESTRÉS Y LA ANSIEDAD

La actividad física de forma periódica tiene efectos positivos a nivel psicológico, porque al realizar deporte se liberan hormonas que provocan bienestar y placer. De este modo, se reduce el estrés, la ansiedad y favorece la autoestima positiva en una misma.

 

  • REFUERZA EL SISTEMA INMUNITARIO

Cuando la mujer hace quimioterapia o radioterapia el ejercicio físico puede lograr que no sufra bajadas muy bruscas en sus defensas. Si te preguntas si se puede o no hacer deporte durante la quimio, está indicado y, de hecho, se recomienda la práctica regular de deporte de bajo impacto para combatir esta bajada que se suele padecer durante el tratamiento.

 

  • DISMINUYE LOS PROBLEMAS DE SUEÑO

Es frecuente que las mujeres que han pasado por un cáncer de mama tengan problemas en el momento de conciliar el sueño. El deporte activa las principales estructuras cognoscitivas que actúan como prevención de los trastornos del sueño. Incrementan los niveles de melatonina, que es la hormona relacionada con el sueño y el descanso, lo que disminuye el insomnio.

 

  • BUEN COMPLEMENTARIO PARA PREVENIR EL LINFEDEMA

El linfedema es la acumulación de líquido en el brazo y la mano y puede sufrirse cuando se han extirpado los ganglios linfáticos. El dúo de fisioterapia más deporte, dirigidos a la movilización del brazo, son claves para tratar el linfedema. Ejercicios de estiramiento, fuerza y relajación serán los más indicados en este caso.

 

  • MENOS EFECTOS SECUNDARIOS

Con el ejercicio físico, las personas que han tenido cáncer previenen y reducen los efectos secundarios del tratamiento. Este afecta directamente a la calidad de vida y a la salud a medio y largo plazo. Normalmente, las mujeres con cáncer de mama siguen unos tratamientos hormonales durante años que hacen disminuir el músculo y aumentar la grasa. El ejercicio logra equilibrar este hecho, ayudando a nivel de salud y autoestima.

Publicaciones recientes

image

Curiosidades del yoga

image

La importancia de cuidar cuerpo y mente

image

Beneficios del baile

image

Actividades deportivas extraescolares recomendadas por edades

image

Obesidad infantil

image

Deportes veraniegos

image

Consejos para practicar deporte en verano

image

Deportes acuáticos más divertidos que todos pueden practicar

image

Trail running

image

Hábitos para una espalda sana

image

Senderismo: rutas top por toda España

image

Capacidad pulmonar tras dejar el tabaco

image

Beneficios de la bicicleta

image

¿Cuáles son los mejores deportes para quemar grasa?

image

Dieta quemagrasa

image

Deporte durante el embarazo

image

Ejercicios que alivian el dolor menstrual

image

Los mejores ejercicios para practicar en pareja

image

Fortalece tu relación con el deporte en pareja