image

Capacidad pulmonar tras dejar el tabaco

Cambios en tu cuerpo al dejar de fumar

 

Cuando una persona toma la decisión de dejar de fumar, experimentará en su organismo un sinfín de beneficios:

– A las 24 horas de dejar de fumar se reducen los niveles de monóxido de carbono y aumentan los niveles de oxígeno en sangre. Además, se empieza a recuperar el olfato y el sabor.

– A los días el cuerpo empieza a eliminar la nicotina que hay en el cuerpo, pero existen otros compuestos presentes en los pulmones, como el alquitrán, que tardarán años en desaparecer.

– A las semanas puede aparecer el síndrome de abstinencia que tanto repercute en que muchas personas vuelvan a caer, acompañado de irritabilidad y cansancio, entre otros. Es importante ser fuerte en este punto para deshacerte de esta adicción de una vez por todas.

– A los meses disminuye la tos, la congestión nasal, la sensación de falta de aire y la fatiga.

– Al año el riesgo a sufrir una enfermedad cardiovascular disminuye un 50%.

Estos son solo algunos de los beneficios que comporta la decisión de dejar de lado el tabaco, pero hay muchos más. Uno de los más importantes y notorios es el aumento de la capacidad pulmonar. Las personas que fuman respiran mal y la cantidad de oxígeno que mantienen sus pulmones es baja. Este es uno de los mayores problemas para aquellos fumadores que hacen ejercicio cardiovascular porque les dificulta la práctica de deporte y le empeora el rendimiento.

Si al dejar de fumar decides realizar ejercicios de cardio como correr, se producirán en tu organismo efectos antiinflamatorios y antioxidantes que contribuirán a revertir el daño producido por el tabaco. Es posible que encuentres que te resulta complicado hacer ejercicio y respirar bien, ya que te cansas en poco tiempo. Para solucionar este problema, deberás hacer hincapié en aumentar tu capacidad pulmonar.

 

  • CÓMO AUMENTAR LA CAPACIDAD PULMONAR

Para aclarar conceptos, la capacidad pulmonar es el volumen que obtienen los pulmones cuando inhalamos. Esta cantidad dependerá de la capacidad de cada persona, pero un ser humano puede llegar a almacenar hasta cinco litros de aire en sus pulmones.

Cuando realizamos una actividad que requiere esfuerzo físico, sea cual sea, los músculos trabajan más y el cuerpo necesita más oxígeno, produciendo más dióxido de carbono. El cuerpo demanda más oxígeno y nosotros, para proporcionarle lo que necesita, llegamos a respirar 15 veces más por minuto estando en reposo, hasta unas 50-60 veces durante el ejercicio.

Habrás escuchado y dicho alguna vez eso de “me falta el aire”. Pues bien, se debe a este hecho que te explicamos. Si fumas o has dejado de fumar recientemente, esta sensación de falta de aire es muy familiar.

Podemos entrenar nuestra respiración y controlarla para que sea más eficiente en nuestras acciones del día a día y en nuestros entrenos de cardio. A su vez, podemos ejercitarnos para ganar más capacidad pulmonar con diferentes ejercicios que os proponemos a continuación.

  • INFLAR GLOBOS

Es un ejercicio muy sencillo de realizar porque solo necesitas un globo y, al tratarse de algo tan pequeño, puedes llevarlo contigo siempre. Para hacerlo solo tienes que coger un globo e inflar con respiraciones completas y profundas, desinflar y volver a repetir la misma acción. Repite unas 30 veces aproximadamente para que tenga resultado. Con dos veces al día ayudará a aumentar tu capacidad pulmonar.

 

  • YOGA

La disciplina por excelencia que tiene en cuenta durante toda la práctica la respiración consciente. Una verdadera joya para la salud respiratoria. Consiste en realizar una serie de asanas (posturas) a la vez que controlas la respiración. Dentro del yoga están los pranayamas que son ejercicios respiratorios concretos que conducen a la concentración y el control de la energía respiratoria. No solo aumenta la capacidad pulmonar, sino que además aumenta la vitalidad, calma la mente y eleva la consciencia.

 

  • TÉCNICA DE INTERVALOS

Aunque sea un método que utilizan los deportistas, especialmente los corredores, es una técnica que pueden hacer todas las personas. Consiste en correr durante diez minutos a un paso constante e intenso y, al llegar al tiempo indicado, se realiza un descanso hasta que las pulsaciones lleguen a 120 ppm. Este intervalo lo repites hasta completar tres, poniendo atención a la respiración que será por la nariz y boca. Para obtener buenos resultados, repetir una vez por semana, como mínimo.

 

  • APNEA

Es una técnica un poco más compleja, por lo que se recomienda a personas deportistas o que hayan realizado deporte en un pasado no muy lejano. Para hacer la apnea aguanta la respiración unos segundos cuando estés calentando antes de hacer alguna actividad deportiva. Se trata de coger aire y notar cómo se hinchan los pulmones y se expanden. Retén el máximo de aire que puedas y todo el tiempo que puedas permitirte hasta soltar todo el aire, poco a poco y de forma controlada.

Publicaciones recientes

image

Beneficios de la bicicleta

image

¿Cuáles son los mejores deportes para quemar grasa?

image

Dieta quemagrasa

image

Deporte durante el embarazo

image

Ejercicios que alivian el dolor menstrual

image

Los mejores ejercicios para practicar en pareja

image

Fortalece tu relación con el deporte en pareja