image

Obesidad infantil

La obesidad infantil se trata de uno de los problemas mundiales de salud pública más graves del siglo XXI.

 

Está afectando cada vez más a los países de rentas bajas o medias. Se calcula que en el año 2016 más de 41 millones de niños menores de cinco años en todo el mundo tenían sobrepeso o sufrían obesidad.

Cuando se sufre este problema de salud en edades tan tempranas, es habitual que los niños también sean obesos en la edad adulta. Este hecho da como resultado muchas probabilidades de padecer diabetes, enfermedades cardiovasculares, digestivas y respiratorias, artrosis, cáncer, infertilidad, disfunción eréctil, apnea del sueño y un largo etcétera, incluso siendo joven.

 

  • CAUSAS DE LA OBESIDAD

Los hijos de padres y/o madres obesos tendrán más probabilidades de serlo también, pero a diferencia de los que muchas personas creen, no solo es cuestión de genética, es cuestión de hábitos. Los pequeños que crecen en una familia con malos hábitos aprenderán a llevarlos a cabo del mismo modo que lo hacen sus padres. Aprenderán a alimentarse como les han enseñado y si sus progenitores son sedentarios, probablemente los hijos también seguirán el mismo ejemplo.

 

  • MALA ALIMENTACIÓN

Según la OMS, gran parte de los niños que sufren obesidad es debido a que su dieta es hipercalórica y su alimentación está basada en alimentos ricos en grasas saturadas y azúcares. No incluyen en sus platos verduras frescas, fruta y proteínas de calidad. Un plan nutricional deficiente en alimentos que nutran y cargado de calorías vacías es el origen que desencadena, en muchos casos, la obesidad.

 

  • SEDENTARISMO

Como explicamos en líneas anteriores, los niños que crecen en una familia sedentaria o que no tienen en cuenta que la movilidad es vital para gozar de buena salud y un desarrollo sano, son los que viven de cerca la obesidad. Estar sentados todo el día en el colegio y luego en casa, ya sea viendo la televisión, haciendo deberes o en el ordenador, junto con unas horas de comida descontroladas son hábitos muy negativos para los menores.

 

¿Qué hacer contra la obesidad infantil?

 

  • ALIMENTACIÓN ADECUADA

Proporcionar a los niños una dieta equilibrada desde bien pequeños es una de las acciones más potentes contra la obesidad infantil. Así estarás educando el paladar del niño y enseñándole a comer de forma saludable.

Una dieta rica en verduras, frutas, carbohidratos sanos y proteínas de calidad como las legumbres o el pescado, así como aportes de fibra, vitaminas del grupo C, D, y B, junto con los minerales que necesitan para su desarrollo como hierro, calcio, magnesio, fósforo y zinc.

Todo esto es ideal dividirlo en cinco comidas diarias que comprenden el desayuno, la comida y la cena junto a la ingesta a media mañana y a la hora de la merienda.

– Al día los niños deberían tomar cinco raciones de fruta, verdura y hortalizas.
– Cuatro raciones de carbohidratos como arroz, pasta o patatas en las comidas, excepto en la cena.
– Tres raciones de proteína, presente en todas las comidas principales del día.
– Dos raciones de lácteos y grasas saludables como, por ejemplo, los frutos secos que siempre es mejor que los consuman en su versión al natural.

 

  • EJERCICIO

El ejercicio es, junto a la alimentación, el otro aliado contra la obesidad infantil, que además trabaja la autoestima, el autocuidado y el respeto hacia el cuerpo del pequeño. Se recomienda una hora diaria de actividad que, a día de hoy, se presentan en múltiples alternativas.

Existen muchas actividades extraescolares que van desde las artes marciales, natación, fútbol, baloncesto o rugby. Pero también existen alternativas para las familias que decidan no apuntar a sus hijos en algún deporte tras el colegio como saltar a la comba, una actividad que quema muchas calorías y les resulta muy divertido.

El hula hoop sería otra alternativa, barata y accesible pero existen otras muchas opciones que se pueden conseguir con solo tener un balón y espacio para jugar o caminar a buen ritmo durante una hora diaria. Lo importante es que los niños se muevan todos los días, sea del modo que sea.

 

  • HIDRATACIÓN

Otra acción contra la obesidad infantil es la hidratación. Normalmente a los niños les cuesta mucho consumir agua pero es necesario ingerir la mayor cantidad posible cada día y de forma constante para el equilibrio del organismo y la eliminación de la grasa. Se debe incluir de 5 a 8 vasos de agua al día fuera de las comidas principales.

 

  • EVITAR PASAR TANTO TIEMPO SENTADO

Los niños pasan muchas horas al día delante del televisor, del ordenador o con el móvil. Es cierto que con la tecnología, pequeños y mayores pasamos mucho tiempo sentados pero esto no es una excusa para levantarse y buscar modos con los que moverse. Como decíamos antes, los niños repiten lo que ven de sus padres, ya que son sus modelos a seguir.

Invitamos a que todos en la familia hagan un esfuerzo por inculcar a los niños la necesidad de mantenerse activos ya sea cogiendo la bicicleta o salir a dar un paseo y explorar en compañía.

Publicaciones recientes

image

Deportes veraniegos

image

Consejos para practicar deporte en verano

image

Deportes acuáticos más divertidos que todos pueden practicar

image

Trail running

image

Hábitos para una espalda sana

image

Senderismo: rutas top por toda España

image

Capacidad pulmonar tras dejar el tabaco

image

Beneficios de la bicicleta

image

¿Cuáles son los mejores deportes para quemar grasa?

image

Dieta quemagrasa

image

Deporte durante el embarazo

image

Ejercicios que alivian el dolor menstrual

image

Los mejores ejercicios para practicar en pareja

image

Fortalece tu relación con el deporte en pareja